sábado, 27 de marzo de 2010

Siameses y otras yerbas


Es muy común que en nuestras diarias andanzas nos encontremos con estos casos. La teratología nos dá las explicaciones de estos fenómenos. Sabemos que hay algunos virus y ciertas plantas tóxicas capaces de provocarlos, pero lo casi inevitable es que queden como curiosidades del observador y que la vida misma se encargue de darles un final.
Una de las cosas que nos alejó a los humanos del resto del reino animal es lo que hacemos frente a esto. Nuestro cerebro, que escapó a la evolución "normal", nos ha ido diferenciando de los procesos naturales que gobiernan al resto de los animales y las plantas (el curioso podrá leer "El cerebro fugitivo" de Wills... ¡Excelente libro!). Nos llevó a vivir en sociedad, comunicarnos en forma sofisticada, tener autoconciencia y percibir lo trascendente.
Lo llamaran espíritu, alma o como quieran pero los humanos sabemos o sentimos que hay algo mas y entonces cuidamos la vida.
Siempre y cuando algún gobernante no decida una guerra fatal o algún pibe chorro, quemado por el paco, no decida matar por cinco pesos.

viernes, 26 de marzo de 2010

Pipetas antimosquitos

¡Ah bueno! La increíble maquinaria publicitaria, capaz de vender parcelas de terreno en Júpiter si se lo propone, ahora está promocionando "pipetas antimosquitos" para perros.
Es increíble lo que puede la propaganda, porque seguramente habrá gente incauta que pensará que no puede dejar de librar a su pobre mascota de los mosquitos, viendo además al grueso colega televisivo explicar con cara de científico, los enormes daños que hacen los insectos voladores a nuestros canes.
Y así tenemos ahora ropa para mascotas, organizadores de eventos para los perritos y gatitos, fiestas de cumpleaños, velorios y entierros, accesorios varios y mil boludeces mas que están llevando a que haya gente que confunda a un perro con una barbie con la que jugar a las muñecas todos los días.
-¡Y bueno! ¡Hay de todo!- Me dijo un día Don Molina cuando hablábamos de esto mientras tomábamos mate al costado de la manga -Hay otros que usan muñecas de plástico, otros que violan chicos, otros que roban bancos y algunos que carnean novillos ajenos-...
Yo lo miré tratando de entender que quería decir con eso y que tenía que ver con lo de los perros pero no lo logré.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Los mas gauchitos

Contento de volver a estos encuentros despues de algunos días en los que tuve alguna complicación, quería contar algo que será verdaderamente gratificante para los colegas varones.
Hace varios años, se realizó en el Reino Unido una encuesta en alrededor de 10.000 mujeres de distintas edades, a las que se preguntó cual era para ellas el profesional mas atractivo.
Naturalmente, casi el 65% opinó que los profesionales mas apetitosos eran los ¡Veterinarios! y muy, pero muy lejos, se ubicaron médicos, docentes, ingenieros y allá en el fondo los abogados.
Despues, los autores de la encuesta trataban de descubrir el porqué de la preferencia y terminaban concluyendo en que hay una asociación del hombre veterinario con el campo, el aire libre y la naturaleza, los grandes animales y todo lo bueno de la vida.
La verdad es que no sé que pasará en nuestro país. Sería bueno repetir la encuesta en estas tierras. Aunque es posible que acá ganen...¡Por afano!... los profesionales políticos

lunes, 15 de marzo de 2010

Lugano y Esperanza

Niños Yabitos en su aldea de Brasil

Y les contaba antes que...
Lugano había estado inconciente casi cinco días y nuevamente lo había salvado el médico con sus plantas.
Nadie supo que fué lo que causó la conmoción del muchacho. Aparentemente sus heridas, sobre todo la de la cara, estaban curadas. De todas maneras, al salir de ese estado, volvió a la actividad normal de la tribu durante algunos días, pero era evidente que algo en él había cambiado. Ya Marina estaba instalada en la amplia choza del jefe Ayonhais con el resto de sus mujeres, y parecía mas feliz que nunca.
Un día la llamó. Caminaron juntos por la selva mientras le contaba todo lo que había sentido y vivido durante su sueño. Le habló de Alicia y de su hijita, y le dijo que ese mismo día se iba para tratar de encontrar a Esperanza.
Al volver cargó sus pocas cosas y se despidió rapidamente del resto de los Yabitos. Esta vez no hubo festejos porque todo fué muy rápido. Caminó solo hasta el río y recorrió sin dudar los senderos que ya conocía, hasta que consiguió viaje para Alvear, y de allí a Buenos Aires. Aún tenía algunos pesos que siempre llevaba en un sobrecito en el fondo de su bolso. Desde Rosario llamó al celular de Susana. Atendió la prima Paula, a la que él solo había visto una vez. Parecia que había estado esperando ese llamado porque rapidamente le pasó la dirección del Sanatorio donde Susana estaba internada muy grave.
Llegó a Buenos Aires a la mañana siguiente y en un taxi recorrió el camino a la clínica. Le indicaron la habitación 307 y corriendo subió las escaleras. Susana estaba sola con Paula. Se saludaron en voz baja y luego Paula se retiró para que pudieran hablar.
Lo hizo sentar a su lado y le tomó la mano con fuerza. Los sentimientos de Lugano eran contradictorios. Desconfiaba. Susana empezó a contarle algunos detalles de su vida en los últimos años. Su madre había muerto en Brasil, y ella había empezado a militar en un grupo guerrillero que pretendía volver a introducirse en algunos países de Sudamérica. Lo malo era que estaba muy enferma. Tenía cancer en el hígado. Sabía que estaba muriendo, así que tenía que dejar que Esperanza se fuera con él. No quería que la viera morir.
Le dió un sobre con algunas cartas y le pidió que se fuera a buscar la nena y que se la llevara lo mas lejos posible.
Lugano no dejaba de pensar en lo que Alicia le había confiado en su sueño en la selva. Todo parecia encajar en aquella historia. Fué hasta la casa de la madre de Paula, y le pidió que preparara la ropita de su nena porque se iban de viaje. La mujer no preguntó nada. Hasta parecia aliviada de alejarse de aquella historia. Esperanza no conocía a su padre. Se asustó mucho cuando vió aquel hombre con barba, sin un ojo, y con una enorme cicatriz que le cruzaba la cara. De todas maneras él la abrazó muy suave y le habló con ternura en el oido durante mucho tiempo, hasta que la resistencia de su pequeña se convirtió un confianza.
Viajaron primero a Gonzalez Chavez, donde Esperanza conoció a sus abuelos y pudieron tener unos meses relativamente normales. Pero fué entonces que Lugano recibió aquella llamada telefónica que lo llevó a venir nuevamente a San Manuel donde nos encontramos aquel día. Esa era su historia de los últimos años. Yo no salía de mi asombro, pero mas me conmovió lo que estaba por hacer.
Continuará


sábado, 13 de marzo de 2010

Charlando con Cable Pelado


Cable Pelado es un lindo padrillo criollo, gateado, que vive en una estancia cerca de San Manuel. Hace unos días me pidió que cuando tuviera un ratito, llegara a charlar con él porque me quería hacer algunas preguntas.
-¡Hola Cable Pelado!- Le dije apenas bajé de la camioneta. El me esperaba cerca de la tranquera.
-¿Como anda Dotor? ¡Que bueno que vino! Hace rato que tenía ganas de hablar con usté un ratito. Lo que pasa es que acá no hay nadie con quien charlar, y hay varias cosas que mis chicas me han contado de ustedes los humanos, que yo no puedo ni creer-
-¿Como tus chicas? ¿Y vos no sabés nada de nosotros?-
-La verdad es que los trato poco. Los veo cuando me sacan sangre para ese análisis que hacen una vez por año, y despues al pasar recorriendo por el potrero. El resto me lo cuentan ellas que son de andar. Y según me dicen, cuando un tipo anda a caballo le dan ganas de hablar de todo, y ellas escuchan y escuchan-
-¡Ajá!- Dije divertido -¿Y que es lo que no podés creer?-
-Lo primero es esto: ¿La presidenta de ustedes es hermosa, noble, buena madre, servicial, solidaria y discreta?-
-¡Yo diría que nó!- Le contesté.
-¿Y entonces porqué los de este campo siempre la llaman yegua, si todas mis chicas tienen esas cualidades?
-¡Ah! ¿Que raro nó?- Exclamé sorprendido y no supe que contestarle -¿Y que mas querés saber?-
-Otra cosa que me da vueltas por la cabeza es esto: Los muchachos que conocemos a veces hablan de los chirlos y los sopapos que le dan a sus hijos para enderezarlos, y no me parece mal, ahora ¿Porqué este tipo que trajeron para amansarnos a nosotros con métodos "modernos" dice que jamas hay que pegarnos? Ni siquiera un poco como para corregirnos. ¿O no saben que hay algunos caballos que somos tan rebeldes que no hay muchas mas formas de sacarnos algunas mañas que darnos algún chirlito?
-¡Y bueno!- Empecé a decir. Y me dí cuenta que precisaba mas tiempo para masticar una buena respuesta. Entonces me dí vuelta y señalando el horizonte le dije: -¡Parece que vá a llover!-
Cable pelado se rió con ganas -¡Ahí está! También sabemos que eso es algo que hacen cuando no tienen que decir...-¿O nó?-
-¡Bueno macho! Hago lo que puedo. Y a propósito ¿Por que te pusieron Cable Pelado?-
-¡Porque cuando me toca uno que no sabe...pateo!- ¿Pero que pasa con nuestra charla? Hasta ahora no me contestó nada.
¡Mejor otro día Cable! Ahora me tengo que ir ¡Nos vemos!
¡Chau Dotor! Otro vez venga sin apuro.

miércoles, 10 de marzo de 2010

El momento de la muerte

La muerte es parte de la vida. Pero a la mayoría de los humanos nos dá miedo. Tal vez porque nadie volvió para contar lo que es y como se siente. Entonces nos consolamos con ideas propias de vida eterna del alma, reencarnaciones, cielo e infierno, espíritus vagando en otras dimensiones, y cuantas explicaciones nos dan las religiones para aliviar la angustia de lo desconocido.
El resto de las criaturas vivientes parece no sufrir tales traumas. Viven al límite de sus posibilidades hasta que el cuerpo les dice basta y allí quedan, la mayoría tirados al sol, renovando con sus despojos el ciclo permanente de la vida. Aprovechan el estar sanos y fuertes para reproducirse, alimentarse, jugar y esperar la vejez sin tensiones. Y luego se dejan morir.
Me ha tocado mil veces estar cerca de animales a punto de morir y siempre muestran una tranquilidad que sorprende. Salvo muy pocas ocasiones, no se quejan de nada. No hacen balances, ni piensan en lo que vendrá. Solo se mueren tan naturalmente como nacieron.
Los humanos somos distintos a todo el resto. Algunos, a los que creemos menos evolucionados, tienen una actitud "animal" de entregarse a la muerte sin sufrir, mientras que otros tratan hasta último momento de desentrañar el porque de tan gigantesco paso.
De cualquier forma, sean plantas, animales o humanos, todos seguimos el mismo camino, y hasta ahora, que se sepa, nadie se metió en ese camino llevando algo encima.
Estas cosas pensaba ayer mientras se moría una oveja con toxemia de la preñez. La tipa se quedó quietita, revoleó el ojo izquierdo, estiró un poco la pata y terminó de respirar.
Las amigas comían ahí cerquita y no se molestaron con el asunto.

jueves, 4 de marzo de 2010

El ecógrafo y las modas

Acá vemos a un ecografista en una pausa en el trabajo
Llegó la temporada de tactos y me puse a pensar en las modas.
Saber si una vaca está preñada tiene un gran valor para el manejo de un rodeo. La que no tiene un ternerito en la panza, vá a perder un año comiendo en el campo sin hacer su trabajo, es decir producir una nueva cría.
A mí me gusta la eficiencia. Todo lo simple, rápido y bien hecho.
Hasta el momento no hay cosa mejor para saber si una vaca está preñada que hacer el tacto rectal, para lo cual solo se precisan guantes adecuados y conocimientos. De todas maneras los humanos, siempre en la búsqueda de la excelencia tratamos, en esto también, de encontrar algo superador.
En un momento, hace mas de quince años, aparecieron ecógrafos que se utilizaban apoyando un transductor sobre la panza del animal. El resultado era un desastre. Un trabajo terriblemente lento y con enormes errores de diagnóstico. Con el tiempo, el diseño de los ecógrafos se fué perfeccionando, y al mismo tiempo, la industria aumentó su presion para venderlos.
Hoy tenemos una mayoría de equipos que funcionan introduciendo una mano en el recto de la vaca, junto con el transductor que permitirá hacer el diagnóstico. Son aparatos muy buenos, prácticos ¡Y costosos! Pero...¿Superan al tacto? Hasta ahora digo terminantemente que nó. Solo lo complementan.
El tacto es mas rápido, tanto o más eficiente, y mas económico (no pone en juego aparatos de mas de U$S 10.000). Entonces indicaremos una ecografía para un diagnóstico ginecológico mas completo, o para un diagnóstico precoz de preñez entre los 28 y 32 días de gestación, sabiendo que entre ese momento y los 90 días, se pueden perder entre el 5% y el 10% de las preñeces.
Solo podemos pensar finalmente que el auge de la ecografía para uso masivo es por nuestra propia tilinguería, que nos lleva a preferir cosas sofisticadas y costosas, pensando que serán mejores que lo simple y sencillo.
¡Ah! Tengo que decirles también que soy dueño de un ecógrafo junto a otros colegas, así que esta nota no está escrita mirando desde la vidriera.