jueves, 3 de noviembre de 2011

No hubo mas remedio

El ternerón tuvo una mala caída y se fracturó el metacarpo derecho. Ahí estaba el pobre con pedacitos de hueso asomando en la fea herida, y muy dolorido, quietito en un rincón del potrero. Lo preparamos, hice una ligadura para evitar las hemorragias y corté los tejidos blandos...




...hasta separar la extremidad. Despues corté el hueso, hice un lindo muñon y le dí algunos pocos medicamentos para prevenir una infección.


Y ahí quedó el candidato feliz y contento, con una mano menos pero a salvo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada